jueves, 17 de noviembre de 2016

El bar Baigorri gana la XV Semana del Pintxo de la Txantrea


La semana del pintxo de la Txantrea ha llegado este año a su decimoquinta edición, una cita gastronómica que nació con la intención de dar un poco de vida a los bares del barrio una vez terminado el verano y que con el paso de los años se ha convertido en un referente entre las citas gastronómicas no sólo de Pamplona, sino de toda Navarra.
La trascendencia de la semana del pintxo va más allá de los siete días oficiales en los que se celebra. Previamente, los responsables de los bares, sean o no cocineros, sepan distinguir o no una sartén de una cazuela, se preocupan por idear el mejor pintxo que sean capaces de crear, con ingredientes no sólo de calidad, sino que se salgan un poco, o un mucho, de lo que es habitual en sus cocinas. Estos días hemos probado creaciones con algas, plátano, azúcar caramelizada, frambuesas, milhojas de manzana, torrijas y ají picante, nos han engañado ofreciéndonos un chocolate con churros que era, en realidad, una crema de morcilla con patatas fritas, y hemos disfrutado con todos y cada uno de los pintxos que nos han puesto delante.
Los bares de la Txantrea viven sobre todo de sus parroquianos, de los clientes habituales que se pasan todos los días a saludar, a charlar con los amigos y echar la partida si se tercia. Lo que esta semana les regala, como nos dijo un hostelero, es la posibilidad de ver en el bar gente que no conocen, que se acercan hasta allí para probar su pintxo.
Porque ese es otro efecto de la semana del pintxo: los clientes se convierten de pronto en expertos gourmets, gastrónomos que paladean las creaciones, valoran la originalidad, el sabor, la calidad de los ingredientes e incluso lo bonito que está el plato, y sonríen al cocinero otorgándole su beneplácito.
No hay mejor jurado que la clientela, ni mejor veredicto que el rumor boca a boca de lo buenos que están los pintxos de un sitio u otro, pero alguien tiene que prestar su ojo crítico y su paladar experto para establecer el palmarés de este año.
El jurado ha estado formado, por un lado, por dos profesores y tres alumnos de la Escuela de Hostelería Ibaialde de Burlada. Me gustaría destacar la calidad de la enseñanza que se imparte en este centro, la seriedad y rigor del profesorado y la estupenda preparación con la que los estudiantes concluyen su formación.
Representando al barrio en el jurado han estado el presidente del equipo femenino de fútbol sala Txantrea, Iñaki Mendióroz, y una de sus jugadoras, Irene Garbalena. Este equipo, que milita en la división de honor del fútbol sala femenino y está realizando una fantástica temporada, hace frente a las adversidades y las dificultades con las que se enfrenta el deporte femenino con una pasión y unas ganas que para sí quisieran muchos de los llamados deportistas de élite.
Para terminar, el agradecimiento de los hosteleros de la Txantrea a todos sus clientes por volcarse un año más en este evento y visitar masivamente los bares del barrio, y gracias por supuesto a los bares por la alta calidad y originalidad de sus pintxos. Aquí se entregan tres premios, pero todos son merecedores del trofeo.
Los premios de este año han sido los siguientes:

PREMIO DEL PÚBLICO
Dicen que el pueblo es sabio, y en esta ocasión ha decidido, con sus votos, otorgar el premio a un pintxo que ha sabido fusionar de manera excepcional lo oriental con lo local, no sólo en el nombre, sino también sobre el plato. El premio del público es para el BAR AVENIDA por el pintxo KUTXITHAI.

TERCER PREMIO
El tercer premio de este año es para un pintxo que, a pesar de lo que diga su nombre, tiene un sabor y una presencia clara y meridiana. Complejo y completo, pero sobre todo sabroso, el tercer premio es para el BAR JAVIER y su pintxo INDECISO.

SEGUNDO PREMIO
El segundo premio es para un pintxo que ha sabido condensar en un reducido tamaño una sucesión de sabores y texturas a cuál más exquisita. Estoy convencida de que Miguel se sentiría muy orgulloso de sus creadores. El ganador es el BAR NILO por su pintxo CAPUCHINO.

PRIMER PREMIO
Hacer un pintxo que ponga de acuerdo a un jurado tan dispar es sumamente complicado, pero el ganador de este año lo ha conseguido. Un pintxo que se come de abajo arriba, para llevar todos los sabores a la boca al mismo tiempo y no permitir que ninguno se imponga. El que se ha impuesto ha sido el pintxo ERASMUS, del BAR BAIGORRI.

Susana Rodríguez Lezáun

25. TANTREAKO HERRI KROSA – 25º CROSS POPULAR DE LA TXANTREA


Este próximo 17 de diciembre se va a celebrar el 25 aniversario del Tantreako Herri Krosa. 
Sabemos que ha habido algo de confusión en relación con las fechas del Txantreako Eguna y del Kros. 
La fecha del Txantreako Eguna se adelantó al 10 de diciembre y desde la Comisión organizadora valoramos celebrar el Kros el día 10 o el 17. 
Al final, y debido a los días festivos de esa semana y a la celebración el día 8 del Kros de las Peñas en Tafalla, creímos oportuno mantener la fecha del día 17 ya que, probablemente, mucha gente saldría ese puente y nos restaría participantes entre niñ@s, adultos y colaboradores/as. 
Aprovechamos la ocasión para volver a recordar que en esta edición celebramos el 25 aniversario y tenemos intención de celebrar algunas actividades relacionadas con el Kros y que conforme se vayan concretando os las haremos saber a tod@s. 

Comisión Organizadora del Kros de la Txantrea 

sábado, 12 de noviembre de 2016

Crónica del seguimiento de la XV Semana del Pintxo realizada por Susana Rodríguez Lezaun (4)

Por nuestra parte, ya está todo hecho. Al menos por la mía, porque al jurado le queda ahora la ingrata tarea de determinar cuáles de los quince pintxos que hemos degustado son los mejores, una labor que no envidio en absoluto y que se me antoja sumamente injusta. ¿Cómo se valoran las horas dedicadas a decidir qué pintxo elaborar, el tiempo metidos entre fogones hasta lograr que lo que bulle en sus cabezas se convierta en una creación digna de sus clientes? ¿Cómo medir el cariño y la dedicación, las ganas de sorprender, de salirse del camino marcado y llenar la barra del bar de color, olor y sabor? Ciertamente es muy difícil, y seguro que hay a quien la decisión final no le parece justa, pero me consta que los miembros del jurado son lo más imparciales posible y sabrán calibrar todos los puntos necesarios para alcanzar una decisión acertada.
La última jornada de nuestra cata particular nos llevó hasta la plaza de Ezkaba, otro de los puntos neurálgicos del barrio. Niños y niñas jugando al fútbol, madres afanándose en las últimas compras y jóvenes charlando en pequeños grupos alrededor de los bares.
A través de las puertas abiertas del Baigorri me saluda Rosendo, el viejo rockero. ¡No podemos empezar mejor! Cuando entramos, un susurro recorre el local: «Es el jurado…» Al instante, Santiago Pérez aparece ante nosotros, saluda cordial y nos invita a sentarnos. Nos dice que su mujer, Marisol Berrio, la otra mitad del corazón del bar, está enferma en casa. ¡Tranquila, Marisol, nos atendieron estupendamente!
Su pintxo, al que han llamado Erasmus en honor a su hija Cristina, que está estudiando en una universidad europea, se come con cuchara. Santiago nos explica que han intentado que la mezcla de sabores sea uniforme, que ninguno destaque sobre el resto, e insiste en que hundamos la cuchara hasta el fondo de vaso para llenarla con todos los ingredientes. Silencio absoluto durante la degustación. Nos quedamos sin palabras. Abajo, plátano caramelizado; sobre él, pechugas de pollo picadas muy finas y salteadas con mantequilla; después, una crema de champiñones y unas tiras de langostinos a la plancha, todo ello bañado con Módena de naranja y manzana. Impresionante. Y si además lo acompañas, como hicimos nosotros, con un vino rosado Marqués de Montecierzo, de Castejón, el resultado es sublime.
Cruzamos la plaza entre los balones que volaban en el campo de fútbol central y nos dirigimos al Ziripot, muy animado a esa hora. La cocinera, Marta Iglesias, propietaria del bar junto con Carlos Fernández, nos recibe con una sonrisa. Tras la barra, Carlos nos invita a sentarnos y prepara al instante nuestras bebidas. Cruza hasta la sala y nos advierte: «Ahora os explico cómo hay que comerlo». ¿Un pintxo con instrucciones de uso? Esto es nuevo.
Unos minutos después aparecen los pintxos y comienza la fiesta. Son pimientos del piquillo rellenos de queso crema y salsa de perejil sobre una reducción de Módena casera. Al lado, un pequeño cuenco contiene una salsa de nata, cebolla y huevo duro. Esperamos las instrucciones y respiramos aliviados al comprobar que la cosa es muy sencilla. Nos proponen probar primero los componentes del pintxo por separado y, después, bañar el pimiento con la salsa. Dicho y hecho. Un minuto nos duró el pimiento en el plato. Estaba delicioso. Mi última curiosidad era saber por qué le han llamado Pokemon. La respuesta, igual de sencilla: querían algo divertido, como el espíritu que siempre reina en el bar.
Diez pasos y estamos en nuestro siguiente destino: el bar Ezkaba. Más susurros mal disimulados anuncian nuestra llegada. «Que viene el jurado…» ¿Serán los mismos del otro bar? Nosotros como si nada, sonreímos y hasta el fondo. Javier Terciado, jefe y cocinero a tiempo completo, nos saluda apresurado. Tiene el local hasta la bandera y todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo para pedir el pintxo especial de esta semana. Se ha corrido la voz de que está muy bueno, y ya se sabe que el boca a boca es la mejor publicidad. Desde luego, qué sabia es la gente. El pintxo, que han bautizado como Ezkaberri, es una generosa ración de bacalao al pil pil, tierno y jugoso, sobre una torrija casera, elaborada con todos sus ingredientes (leche, nata y huevo) excepto el azúcar. El pescado está bañado por una deliciosa crema de calabacín y salsa de tomate casera. Menos mal que nos han puesto pan para mojar…
Sé que a muchos les puede parecer una tontería, pero he comprobado que compartir una tarde de pintxos alegra el espíritu, incluso cuando quienes nos reunimos seamos, a priori, unos completos desconocidos. Garantizo que la sonrisa de todo el jurado, del fotógrafo y la mía propia eran amplias y sinceras cuando salimos del Ezkaba y pusimos rumbo hacia nuestra última meta.
El pintxo del bar Javier nos tenía desconcertados por el nombre: Indeciso, pero ya se sabe que la intriga aumenta la emoción, así que saludamos a Javier Sesma, el propietario, y nos acomodamos, listos para la sorpresa. Y no fue para menos. De indeciso sólo tiene el nombre, porque la decisión unánime no sólo del jurado, sino de todas las personas que en ese momento estaban en el bar, que no eran pocas, fue que el pintxo estaba impresionante.
En resumen: una trufa de morcilla con patatas en compota de verdejo y alioli de piquillo. La cocinera, Laura García, ha conseguido que unos estómagos en los que no cabía nada más se ampliaran sin complejos para recibir tamaña exquisitez.
Por nuestra parte, el trabajo ha concluido. A los quince bares que este año participan en la XV Semana del Pintxo de la Txantrea les queda por delante un fin de semana lleno de actividad. Si mis palabras tienen algún valor, quiero animar con ellas a todo el mundo, txantreano o no, a que se dé una vuelta por los establecimientos del barrio. Garantizo sorpresas gastronómicas increíbles, un ambiente insuperable y la certeza de que la experiencia perdurará en su memoria durante mucho tiempo.
Mil gracias una vez más por invitarme. He disfrutado lo indecible. Y suerte a todos. En mi opinión habéis ganado todos.


Susana Rodríguez Lezaun

Crónica del seguimiento de la XV Semana del Pintxo realizada por Susana Rodríguez Lezaun (3)

Tercera tarde acompañando al jurado en su ronda por los bares participantes en la XV Semana del Pintxo de la Txantrea y me estoy empezando a preocupar seriamente. Mi capacidad de asombro está al límite, cuando creía que ya lo había visto todo, que nada puede estar más delicioso ni ser más original que lo que acabo de degustar, un cocinero sonriente me da un nuevo zarpazo al paladar y me deja como estoy ahora mismo: sin palabras, y eso, teniendo en cuenta mi profesión, es un problema. ¡Flaco favor me está haciendo la organización, “obligándome” a probar todas esas delicias! Eso sin contar las amistades peligrosas que estoy forjando, de las que ya hablaremos en otro momento.
Llueve (¡cómo no!) cuando llegamos a nuestra primera parada del día, el Bar Quinto Real, en la avenida de Villava, la arteria principal del barrio, la que marca el norte y el sur de la Txantrea. Es un bar de los de toda la vida, pero está muy cambiado desde la última vez que pasé por aquí. Sus actuales propietarios, el matrimonio formado por Raúl y Mayra, han traído hasta Pamplona el calor y el sabor de Ecuador, que han plasmado también en el pintxo que presentan, y que han llamado “Copita de mar”. En mi opinión, sobra el diminutivo, es toda una señora copa. Se trata de su particular versión del ceviche, elaborado a partir de langostinos, panga, tomate y crujiente de plátano (¡tenía que haberle pedido la receta, estaba fantástico!). La salsa es tomate natural licuado, con cilantro, sal y limón, cebolla roja y un poco de lima. Con todo eso en la boca dan ganas de levantarse y ponerse a bailar. Los más osados pueden acompañar el pintxo con un poco de ají muy picante. Es toda una experiencia gastronómica.
La lluvia, contagiada quizá por el calor y el color que desprende este bar, ha decidido irse con la música a otra parte, y nos dirigimos a nuestra siguiente parada mientras charlamos sobre ceviches, picantes y extintores. Tengo que visitar Sudamérica un día de estos…
El Ogiberri de la plaza de Arriurdiñeta estaba de bote en bote, como suele ser habitual a esas horas de la tarde. Eso sí, en un momento, Txabo nos organizó una mesa más que amplia y desoyó nuestra petición de que nos sirviera tres o cuatro pintxos para compartir entre todos. ¡Gracias! Así pude comerme yo sola un delicioso “Spartako”. La espada del gladiador llevaba ensartados sabrosos y tiernos trozos de pechuga de pollo que había permanecido al menos veinticuatro horas marinando con pimienta y guindilla. Para acompañar, una salsa de yogur griego con queso y cebollino que devoramos como si fuéramos los leones del circo, dando también cumplida cuenta de las tostadas con pasas que completaban el plato. Al terminar, sonreíamos como emperadores. El único problema que tuvimos en este local fue conseguir que el cocinero, Jon Cabeza, posara para la foto. No lo conseguimos, pero Txabo hizo finalmente los honores y se sometió al suplicio de sonreír a Patxi Ilundain, nuestro retratista de cabecera.
Dos pasitos y estábamos en el Harpea, donde nos esperaban a mesa puesta, como a mí me gusta. Óscar Garcés, el responsable del bar, se ocupó al instante de acomodarnos y, una vez más, no nos hizo ni caso cuando quisimos compartir los pintxos. Ser jurado no impone nada… Nos explicó que la creación que ha ideado este año, y que ha bautizado como “Desde Kuba con amor” por motivos un poco peregrinos y largos de explicar, está elaborada a partir de caldo de pato, foie y hongos con una base de cebolla a punto de caramelizar, todo ello en una crema de patata a la pimienta. Lo asombroso de este pintxo es que la pimienta no se deja sentir hasta que has terminado de comer, cuando aparece en el paladar y deja un regusto agradable y cálido, como si abrazara el resto de los sabores que has ido paladeando hasta ese momento. El cocinero, Juan Manuel Martín, sentía el peso de la fama mientras posaba con el vasito en el que se presenta el pintxo, y no es para menos: no paraba de sacar pintxo tras pintxo en un local lleno hasta la bandera.
Como un cura con dos parroquias. Así llegamos al bar Euntze, en el cercano paseo de Federico Soto. Edorta Etxeberria y Ainhoa Iparraguirre, sonrientes como siempre, se interesan por nuestro periplo por el resto de locales. ¿Será interés genuino o un poco de curiosidad por saber qué le van pareciendo al jurado los pintxos que ha probado y dilucidar, así, las posibilidades que el suyo tiene de ganar? En serio, si algo descubrí el año pasado y confirmo este, es que entre los hosteleros de la Txantrea la palabra competencia no tiene en absoluto connotaciones negativas. Saben que lo que es bueno para uno, es bueno para todos, y no es extraño encontrar propietarios de bares tomando algo y charlando en los bares de la “competencia”.
Nos sentamos y conseguimos ¡por fin! que nos sirvan menos pintxos que las personas que somos. Contenta… hasta que descubro la trampa. En cada pintxo hay dos raciones, ¡dos! Así que estamos en las mismas. Pero una vez más, me alegro. Lo primero que llama la atención del pintxo, que han llamado “Disfruta-tú” es que lo sirven en una diminuta cazuelita, una especie de pequeña paellera de lo más original. En el interior, dos tostadas de magret de pato sobre una salsa de vino rosado y coronadas con verdura confitada y naranja amarga. La combinación de sabores es explosiva y maravillosa, una conjugación muy acertada que llena el paladar y pasa a formar parte al instante de la memoria gastronómica del comensal.
La aventura está a punto de llegar a su fin. Nos quedan cuatro establecimientos por visitar y, después, el jurado deberá enfrentarse a la dura tarea de elegir. Si fuera yo, me declararía en rebeldía, seguro.


Susana Rodríguez Lezaun

Crónica del seguimiento de la XV Semana del Pintxo realizada por Susana Rodríguez Lezaun (2)

Segunda cita con los pintxos de la Txantrea. Al jurado ya se le ve más desinhibido y confiado. Ingenuos... Les quedan once pintxos que degustar, la guerra no ha hecho más que empezar. Yo sí que estoy desinhibida. Entro en los bares hasta la cocina, saludo e interrogo a los cocineros y cocineras, pregunto todo lo que se me ocurre y, además, disfruto del pintxo sin tener que pensar en la calificación que se merece.
Bajamos hasta el Bar Trápala. Tengo que reconocer que espero mucho de este bar. El año pasado me sorprendió su apuesta y he depositado grandes expectativas en él. Y como no podía ser de otra forma, no me defrauda. El pintxo se llama Begi Trampa, y efectivamente es un engaño para la vista, un trampantojo fantástico. Me habría encantado ver la cara de algún cliente al ver lo que le ponían delante. «¿Chocolate con churros? Quítame el vino y ponme un vasito de agua…» Yo ya sabía de la creatividad de los responsables del Trápala, así que sonrío y observo la reacción del jurado, que juguetea con los «churros» mientras comprueba la consistencia del «chocolate». Sólo cuando te lo llevas a la boca descubres que el chocolate es en realidad una crema de morcilla de Burgos y caldo de ave, y los churros se han elaborado a partir de la deconstrucción de una tortilla de patata, convertida en puré para volver a darle después la forma deseada. El resultado, increíble y muy sabroso. La cocinera, Arantxa Garmendia, que no quería salir en la foto, puede estar orgullosa de su creación.
Nos adentramos después en las entrañas de la Txantrea. Está oscuro, las farolas apenas son capaces de iluminar nuestros pasos y decidimos, cautos, cruzar la carretera por el paso de peatones, no vaya a ser que los coches no nos distingan en una noche como esta. Nos consolamos pensando en que al menos no llueve… El faro en la oscuridad es el Bar Peruggia, que brilla y nos atrae como el calor a las polillas. Tengo que reconocer que, aunque hemos venido a probar el pintxo, lo primero que nos llama la atención son las tartas expuestas en un refrigerador junto a la barra. Tarta de queso, de manzana, petisús de nata… Me quedaría a vivir aquí.
El responsable del Peruggia, José Mª Ovejas, nos reconoce nada más vernos y sale a saludarnos. Al jurado hay que tratarlo bien… Nos acomoda y nos sugiere que, dado que el suyo es un pintxo basado en el marisco, lo acompañemos con un vino blanco bien fresco. Mayoría absoluta alrededor de la mesa (cuántos querrían…) y un minuto después el chardonnay titila dentro de las copas. Está delicioso.
Mientras llegan sus creaciones, nos explica que el pintxo se llama Aloha Ke Kai, que en hawaiano significa Amantes del mar. El motivo pronto nos queda claro: se trata de una bola, una especie de croqueta pero de mayor tamaño, elaborada con una crema de mejillón, gambón, salmón, espinacas y queso cheddar, rebozada con harina, pipas de girasol y pimienta rosa. El pintxo reposa sobre una cama de cebolla y una base de algas hidratadas con limón y, además, el plato está decorado con unas gotas de mahonesa coloreada de azul que simula el mar. Para la vista es un espectáculo; para el paladar, un gozo infinito. El artista creador es Diego Ovejas, hijo de José Mª y, sin duda, un joven con un futuro muy prometedor en el mundo de la cocina. A nahu o na akua, que en hawaiano significa Un bocado de dioses.
Nos queda ahora un paseíto hasta la plaza de Ezkaba, ideal para digerir lo degustado hasta ahora y hacer sitio a lo que nos queda. Charlamos sobre cuánto ha cambiado la Txantrea, un barrio que, a pesar de todo, sigue manteniendo ese espíritu mancomunal y de buen vecino con el que se construyó hace ya más de sesenta años. Nos conocimos ayer, pero conversamos como viejos amigos. Es lo que tiene ir de bares y compartir buenos pintxos y una copita de vino.
En el Bar El Nilo nos espera Iñaki, tan grande y sonriente como siempre. El local está lleno de parroquianos habituales, incluido un bertsolari que no termina de animarse a cantarnos algún verso. Pensándolo bien, igual fue mejor. Hacía un rato que no llovía, y todavía teníamos que volver a casa… Le pregunto a Iñaki qué significa para él la clientela fija, y reconoce que casi es capaz de adivinar quién viene a qué hora cada día y qué va a pedir, «pero lo que me gusta de la Semana del Pintxo», me cuenta, «es que viene gente que no conozco, y eso nos da mucha vida». Eso, y que seguro que se ha corrido la voz de que el pintxo está delicioso. Se trata de un milhojas de patata confitada con manzana reineta y foie, bañado con una reducción de Pedro Ximénez y pasas y coronado con un adorno de azúcar caramelizada. Vuelven a faltarme los emoticonos en el teclado. Necesito fuegos artificiales. La cocinera, Sabrina Hinestroza, una venezolana «de Elizondo de toda la vida», amplía su ya habitual sonrisa cuando la felicitamos.
Dejo al jurado debatiendo sobre el punto del foie y la ternura de la patata y me vuelvo hacia Iñaki; tiene una última cosa que contarme, algo que define a la perfección y sublima hasta el límite la figura del hostelero de barrio. El pintxo se llama Capuchino en honor a Miguel, a quien todo el mundo conocía por ese mote. Era un cliente de toda la vida, un parroquiano de vino y partida, que falleció el pasado mes de agosto. Iñaki decidió honrar su memoria con esta creación. Queda con esto demostrado que estar detrás de una barra es mucho más que servir vinos y hacer caja. En el bar de un barrio se vive con los vecinos, se sufre y se ríe con ellos, y cuando desaparecen, se les echa mucho de menos.


Susana Rodríguez Lezaun

martes, 8 de noviembre de 2016

Crónica del seguimiento de la XV Semana del Pintxo realizada por Susana Rodríguez Lezaun


    Lluvia, frío y oscuridad. Ese era el panorama en la calle a las siete de la tarde de ayer, hora en la que había acordado reunirme con los miembros del jurado de la XV Semana del Pintxo de la Txantrea, que se celebrará hasta el próximo día 13 de noviembre. La climatología y la hora era lo único igual al año pasado, cuando yo misma fui parte del jurado. El resto, completamente diferente. Para empezar, salí de casa animada y sonriente, sabedora de que iba a pasar un buen rato entre los hosteleros del barrio, y además, este año no tendría que juzgar sus creaciones gastronómicas, algo que me tuvo intranquila el año pasado durante toda la semana que duró el certamen. Este año sólo soy notaria, es decir, que yo veo, oigo, saboreo y escribo. Para juzgar ya está el resto, un grupo compuesto por Irene Garbalena, jugadora del equipo femenino de fútbol sala Txantrea; el presidente del club, Iñaki Mendióroz; Ildefonso Sánchez, profesor de la Escuela de Hostelería de Burlada, y dos alumnos de la escuela, Ana Irati Garrote y Víctor Amadoz. Como “testigos” de primera línea, el fotógrafo Patxi Ilundain, autor de las imágenes que acompañan este texto, y una servidora, feliz y contenta de no tener que elegir un ganador entre tanta exquisitez.

   Este año han sido quince los bares que se han sumado a la iniciativa, aunque sólo presentan un pintxo cada uno en lugar de dos, como en años precedentes. Sé que la decisión de reducir el número de pintxos no ha gustado a todo el mundo, pero realmente merece la pena probar lo que nos ofrecen.
Ayer lunes, desafiando al frío y a la lluvia, inauguramos la gira en el Bar Avenida, un clásico del barrio. Soy incapaz de contar las horas que he pasado en este bar a lo largo de mi vida, los platos de rabas que he disfrutado y las carcajadas que he dejado escapar cuando alguien me engañaba para cantar en el karaoke. Quizá Pamplona sea Mordor desde entonces…
    Sonrisas detrás de la barra, indecisión por parte del jurado novato sobre qué hacer y dónde sentarse, y eficacia en la cocina para preparar en un santiamén una generosa muestra de su creación, que han bautizado como Kutxithai, imagino que por la acertada fusión de cocina oriental (el crujiente estaba espectacular) y local, con un chipirón relleno de bacon y queso que me entró por los ojos, me inundó la nariz de un aroma cálido y suave y me llenó el paladar de un sabor potente y delicioso. Y todo ello sobre una salsa de calabaza y mango del color del otoño y un nido de espaguetis negros. Menos mal que pusieron pan para untar, si no, sé que habría pasado el dedo por el plato.
    Escondidos en la cocina, afanados en preparar los pintxos que los clientes exigían, los dos jóvenes cocineros creadores de esta delicia: Asier Olmedo e Iker Barbarin. El teclado no incluye un emoticono para aplaudir, pero ambos merecen varias líneas de aplausos.
    Y aquí es donde comienzan los problemas para el jurado y mi sonrisa se amplía. No quiero ser puñetera, pero me compadezco de ellos. Yo padecí la misma tortura el año pasado. Si el primer pintxo tiene este nivel, ¿cómo vamos a poder puntuar y elegir sólo tres? Me callo y seguimos.
   Siguiente parada, el Bar Ona, un establecimiento familiar de los de toda la vida. Nos recibe Cristóbal Almagro, uno de los propietarios, que al instante pega un grito hacia la cocina, donde Juana Belza, cocinera y también miembro de la familia (está casada con el hermano de Cristóbal, Luis, y lleva tantos años como ellos aquí), asoma la cabeza mientras se seca las manos. “¿Cuántos sois?”, pregunta sencillamente, y mientras nos acomodamos ella prepara unos cuantos Zango Beltz que hacen honor a su nombre por partida doble. Pata negra. Pata la del cerdo, que es el ingrediente principal del pintxo, guisada y deshuesada, y negra la tinta de calamar que cruza el plato como una flecha. La combinación de sabores es fantástica, incluso aquellos que no suelen comer esta parte de la anatomía del cerdo disfrutarán sin duda de esta creación. El pintxo se completa con mermelada de frambuesa, un poco de queso rallado y uva garnacha. En el artículo incluyo una foto de cómo quedaron nuestros platos: limpios como la patena.
   A estas alturas de la noche ya no importaba ni el frío ni la lluvia, que por cierto había remitido. Había desaparecido la tensión inicial, lógica entre personas que acaban de conocerse, e íbamos de un bar a otro charlando animadamente.
   Tercera parada: el bar Price, en lo que siempre se ha conocido como Orvina. Entrar en ese bar me trajo muchos recuerdos a la cabeza, como cuando, durante el invierno, mi madre me enviaba a buscar a mi abuelo, que pasaba la tarde echando la partida con los amigos, para que no olvidara ponerse en abrigo. Lo agarraba del brazo, le tapaba con el paraguas y volvíamos a casa con paso lento. 
El bar ha cambiado mucho desde entonces, lógicamente. Hoy es un local cálido y acogedor regentado por Carlos Afonso y Lucía Amaro. Ella manda en la cocina y él, tras la barra. Nos presentaron un pintxo sin complejos y con alta autoestima: Txantreako errege, el rey de la Txantrea. No sé si alcanzará el trono, pero desde luego, méritos hace. El rey del pintxo es el bacalao, portugués como Carlos, que insistió en que lo maridáramos con un vino blanco o rosado. Y eso hicimos mientras él nos ofrecía una clase magistral sobre cómo cocinar el bacalao. El pescado se asentaba sobre un trono de patata panadera y cebolla pochada, regado con una deliciosa salsa de manzana y salpicado con pepitas de granada. Visualmente, fantástico. En el paladar, soberbio. Estoy segura de que los republicanos también sabrán apreciar este bocado real.
   El último bar del día fue El Cañaveral. Más sonrisas, más saludos y unos pocos nervios. Un jurado siempre impone mucho… Allí encontré a los propietarios de dos de los bares que participan en la Semana del Pintxo, disfrutando de la creación de la competencia. Dicen que son colegas, que todos se llevan bien, pero me da a mí que un poco de espionaje hostelero sí que había…
   La cocinera, Egidia Maciel, nos acomodó y nos sirvió al momento la creación de este año, un pintxo bautizado como El Cañas, para que nadie tenga ninguna duda de dónde procede el bocado. Intentaré utilizar más palabras de Jesulín, pero menos que José Luis Moreno: Impresionante, explosivo, original y bonito. Bola de patata rellena de pulpo, salpicada con pimentón picante, con algas y pequeñas flores. Una nueva y fantástica versión del pulpo con patatas panadera de toda la vida, en versión pintxo y muy bien planteada. Pregunté si se comían las flores e Ildefonso, el profesor de la Escuela de Hostelería, me dijo que todo lo que hay en un plato debe poder comerse, así que me las comí. 
  Imagino que el jurado habrá pasado mucho tiempo meditando sobre el problema que se le viene encima. Esto no ha hecho más que empezar, nos quedan otros once pintxos que descubrir y todos son fantásticos.
   Yo sólo tengo una sugerencia para la organización: el año que viene, en lugar de llamar al evento Semana del Pintxo, deberían bautizarla como Fiesta del Pintxo, porque eso es lo que es.

Susana Rodríguez Lezaun

viernes, 4 de noviembre de 2016

Intenso programa de actos para celebrar el 60 aniversario de la Peña Armonía Txantrean


El primer fin de semana de noviembre van a cambiar algunas cosas importantes entorno a la parte más vieja del barrio, aunque escasamente podremos percibir esos cambios en nuestras rutinas.
                  La Plaza del Félix se va a llamar, oficialmente, Plaza del Félix-Félix Plaza. Es un cambio significativo, pero que en nada va a variar la vida de los vecinos y vecinas. Aunque resulte sorprendente, el primer espacio de reunión y encuentro que se construyó en nuestro barrio, el centro de la actividad lúdica y social que tuvieron los primeros habitantes de la Txantrea, se mantenía más de 60 años después, sin nombre oficial. El barrio ya lo había bautizado hacia tiempo honrando y recordando la memoria de Félix Idoate, vecino que gestionó la barra del primer bar que tuvo nuestro barrio. Y, a petición de la Peña Armonía Txantreana, el alcalde ha accedido a plasmar en el Callejero Oficial de Iruñea el nombre por el que “siempre” se ha conocido esta dinámica plaza de nuestra parte más antigua del barrio.
                  La Peña Armonía cumple 60 años. Todos, cada año, cumplimos años. No debiera ser noticia entonces que esta Sociedad tenga un año más. Pero la rotundidad de la cifra, la redondez de sus guarismos, y la forma en que lo hace, con más vigor e ilusión que nunca, han generado un enorme cambio vital y físico de la propia Plaza del Félix. Seis décadas de vida que afronta en pleno desarrollo, creciendo en espacio, altura y vitalidad: extiende su superficie, se encarama a un primer piso y aumenta en número de socios y socias.
                  Y por todo ello, la Peña Armonía Txantreana ha preparado un extenso e intenso programa de actos para  festejar varios motivos coincidentes en el tiempo. Y es que, aunque a los socios y socias de la Peña les sobren  los motivos para organizar actividades y celebraciones,  el primer fin de semana de noviembre va a estar marcada en la memoria para muchos de los vecinos y vecinas que van a entrar a formar parte de la Peña.
                  Con las obras de remodelación ya finalizadas y los 107 nuevos socios y socias ya participando en el día a día de la Sociedad, toca poner a prueba las nuevas instalaciones con un montón de actividades que se repartirán entre ambos pisos, la plaza recién bautizada  y el patio interior. 48 horas frenéticas con actividades preparadas por las diferentes secciones que forman la Peña, para todas las edades, con música, charlas, gastronomía, deporte, konpartsa…
                  El viernes 4 de noviembre arrancará la celebración con un concierto de la coral “Arturo Kanpion Abesbatza” a las 19,30 horas y posteriormente se ha preparado una cena coloquio para hablar de la evolución de la Peña desde sus inicios hasta el presente.
                  El sábado 5 de noviembre los más veteranos de las secciones de Boscos y Mendi Taldea se verán las caras sobre el terreno de juego en un encuentro de futbol 8. Posteriormente las dianas despertarán al barrio y los futboleros confluirán en la Peña para recuperar fuerzas con un suculento almuerzo. A las 12 de la mañana se ha organizado un pequeño acto que servirá  para “inaugurar” la Plaza del Félix y los nuevos locales de la Peña, así como un acto de homenaje y recuerdo y a Félix Idoate  y a los fundadores de la Peña, a la vez que se dará la bienvenida a los nuevos socios y socias.
                  Con la finalización de este acto, la “Konpartsa” saldrá en kalejira por las calles del barrio  y la fanfarre “Tiriki Trauki” hará lo propio en la plaza en el posterior Frito-Pote que se ha organizado para ir abriendo el apetito.  A las 14,30 será la comida popular preparada para 350 comensales con un menú muy especial. Y sin terminar los postres, en “la parte de arriba” la Orquesta Coctel hará bailar a todas las personas que allí se encuentren, la Txaranga Mutil Gazteak hará lo propio en el patio y posteriormente “en la parte de abajo” Burutik J será la encargada de poner la música. A partir de las 20 horas, la ganadería Karrikiri hará las delicias de l@s txikis para, a continuación, disfrutar del Zezenzusko. Una bokatada permitirá recuperar fuerzas para bailar a continuación con Tximeleta. Las personas que todavía tengan mecha podrán disfrutar de una animada gaupasa.
                  Un intenso programa de actividades que la Peña ha organizado con mucho cariño para que todo el barrio lo celebre junto a ellos, en este momento tan especial en su dilatada trayectoria vital. Y es que la Peña es barrio.

Alain Unzu

Hinchables, danza y arte, este domingo en la calle María Auxiliadora


El Ayuntamiento de Pamplona promueve este domingo una acción para recuperar la calle María Auxiliadora, como lugar de encuentro y actividades para los vecinos del barrio. Durante toda la mañana y hasta las 16 horas, estará cortada al tráfico el tramo comprendido entre las calles Cuenca de Pamplona y Cendea de Iza. El Ayuntamiento ha organizado distintas actividades en este espacio, como danza, hinchables infantiles y un mural artístico interactivo.
Al igual que el programa #Bizikalea, este tipo de actividades se enmarca dentro de la estrategia de movilidad urbana, que busca incidir sobre el modelo actual, en el que el incremento del tráfico rodado en algunas zonas de la ciudad ha desplazado la vida urbana del espacio público, disminuyendo la capacidad de generar espacios de encuentro. El reto que se plantea es el de recuperar el espacio público, creando calles más amables que mejoren la calidad de vida.
El objetivo de la actividad de este domingo es invitar a los vecinos y vecinas a participar y a ocupar la calle, a generar nuevos lugares de encuentro, recuperando un espacio que actualmente es de uso exclusivo de los vehículos. Con ello, se trata de mostrar que otros modos de uso de ese espacio son posibles y que otro modelo de ciudad, también.
Los hinchables infantiles y el mural artístico interactivo estarán abiertos de 11 a 15.30 horas, y el espectáculo de danza tendrá lugar en la plaza del Félix de 12 a 12.30 horas.
Se da la circunstancia de que este sábado la peña Armonía Txantreana ha organizado diversos actos también en este tramo de la calle María Auxiliadora, por lo permanecerá cerrado al tráfico desde las 8.30 horas del sábado hasta que concluyan las actividades del domingo a las 16 horas.

Comienza la XV Semana del Pintxo de la Txantrea


jueves, 27 de octubre de 2016

Este viernes comienza la primera fase del proceso de participación para definir el nuevo parque de Txantrea


Este viernes comienza la primera fase del proceso de participación para definir el nuevo parque de Txantrea, un espacio de casi 100.000 metros cuadrados que cerrará el barrio por el sur.
Se extenderá, de oeste a este, entre el puente de la Magdalena y el límite de Burlada y al norte, la nueva calle prevista en el Plan Municipal en paralelo a la calle Corella. Por el lado sur limitará con el Camino de Santiago y la Magdalena.
El proceso de participación busca que los vecinos, grupos y entidades del barrio de la Txantrea aporten sus ideas para obtener las mejores opciones para ese espacio y, según el plan definido por el trabajo de la consultora Arbuniés y Lekunberri Asociados SL, se ordenará en dos fases diferenciadas.
La primera comienza este viernes y se extenderá hasta el 11 de noviembre. Su resultado serán ya líneas concretas de trabajo que habrá que detallar en una segunda fase para que sean incluidas en el concurso de proyectos de los futuros licitadores.
El proceso de participación ha sido presentado este miércoles por Joxe Abaurrea, concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, y Guadalupe Lekunberri, miembro de la consultora. Como han explicado, esta fase comprende una jornada informativa de dos horas de duración que tendrá lugar el viernes 28 de octubre, a las 18.30 horas.
La siguiente semana las citas serán dos: una visita guiada al espacio del parque (viernes 4 de noviembre, a las 17 horas, con salida desde el parque de Irubide) y una jornada participativa de aproximadamente 150 minutos, ese mismo día, pero a las 18.30 horas. Las reuniones tendrán lugar en el CCIS Chantrea, ubicado en Salesianas.
A las conclusiones de las sesiones de trabajo en grupo se sumará, en esta primera fase, el análisis que se realice de una treintena de entrevistas en profundidad con personas y colectivos clave y grupos de interés del barrio. Todo el proceso será de difusión pública y la información y los resultados se divulgarán en paneles informativos colocados en locales públicos del barrio y en la página web del ayuntamiento.
EL OBJETO DE LA REFLEXIÓN
Desde el año 2002, con la aprobación definitiva del Plan Municipal de Pamplona, está previsto que se complete la urbanización de Txantrea en su borde Sur con un espacio residencial. Con el Plan Parcial para el barrio (2007) se aprueban sus parques y espacios dotacionales: equipamientos deportivos, culturales y educativos y, por la aportación vecinal, se modifica en trazado de uno de los viales previstos.
Ya en 2012 se desarrolla el proyecto de urbanización y se estipula la construcción de más que 500 viviendas (un 17% de VPO), que aún está pendiente de iniciarse por parte de los promotores.
Ahora se aborda el diseño del parque en un proceso que girará en torno a cuatro ejes. Primero se definirá la ordenación básica del nuevo espacio libre, contemplando usos, aspectos formales y paisajísticos, y su integración en la ciudad.
Después se abordará cómo articular la transición entre el núcleo ya edificado y la nueva zona verde, incluyendo todas las modalidades de movilidad (peatones, bicis, transporte público, vehículo privado) y la creación de la red de conexiones y recorridos que relacionen, por una parte, la zona sur de Txantrea con el Camino de Santiago y La Magdalena, y por otra, la relación con los barrios y poblaciones contiguas y el resto de espacios libres ligados al parque fluvial.
Finalmente, el cuarto eje de trabajo es la incorporación en el proyecto de criterios de sostenibilidad medioambiental y de uso inclusivo del espacio público.
La población destinataria y llamada a participar es la formada por los vecinos del barrio y de áreas próximas, priorizándose el trabajo con personas y grupos clave entre los que se incluyen a los centros educativos que se encuentran en la Chantrea, el centro de salud, los colectivos con movilidad reducida, los grupos de personas mayores o las cooperativas.
LA SEGUNDA FASE, A COMIENZOS DEL PRÓXIMO AÑO
Por otra parte, la segunda fase de este proyecto se desarrollará entre enero y febrero de 2017. De las propuestas que se reciban se seleccionarán entre tres y cinco, que nuevamente se someterán a un proceso participativo para que los vecinos puedan aportar su visión y sugerencias sobre ellas. La forma en que se concretará esta segunda fase se irá diseñando una vez se conozcan las propuestas.
El resultado final de este segundo proceso de participación se facilitará a los equipos seleccionados para que puedan integrarlo en sus propuestas finales al concurso de proyectos. Será el momento en que deberán explicar cómo interpretan y recogen esas nuevas sugerencias.
De esta forma, se aunarán las ideas y propuestas ciudadanas con las soluciones técnicas y finalmente el tribunal seleccionará el proyecto que, a su criterio, mejor responda, tanto a los requerimientos técnicos y urbanísticos como a las propuestas recibidas en el proceso de participación.

domingo, 23 de octubre de 2016

Victoria del Txantrea Fútbol Sala Femenino


Importantísima y muy merecida victoria del Txantrea ante un Móstoles que demostró ser un serio aspirante a ocupar los puestos más altos de la tabla.
Sin embargo las madrileñas se encontraron con un Txantrea muy metido en el encuentro desde el primer minuto, en el que ya se pudieron poner por delante en una bonita jugada de estrategia nada más sacar de centro, pero Rebeca se encontró con la salida de Ana a la que no pudo superar.
El Móstoles comenzó dominando el juego ante un conjunto navarro que optaba por esperar en cancha propia y salir a la contra.
El primer gol llegaba a los cinco minutos por mediación de Sandra Soto, que hacía buena una jugada de estrategia a la salida de una falta ladeada al borde del área. Y es que la estrategia se convertiría en la gran protagonista del choque, ya que los tres goles fueron de jugadas de pizarra.
Tres más tarde, en un saque de esquina al primer palo, Inma también en jugada de estrategia igualaba de nuevo el partido tras un despiste en la marca. Las madrileñas continuaban monopolizando la posesión del balón, pero el alto ritmo y la intensidad defensiva de las locales impedía que unas y otras se lograran ventaja en el marcador. 
Las azules conseguían acechar la portería contraria a través de peligrosos saques de esquina bien finalizados por Rebeca y Mai, que a punto estuvo de marcar un golazo de volea pero su balón se estrelló en el palo. 
El marcador no se movería hasta el descanso, al que se llegó con un igualado 1-1. 
Tampoco cambiaría en exceso la tónica del encuentro en el segundo acto, si bien, el paso de los minutos parecía incomodar más a las visitantes que acusaban cierto cansancio que deparaba en pérdidas peligrosas en la salida de balón. 
En una nueva jugada de estrategia en saque de esquina Sandra Soto ponía el 2 a 1 de disparo raso al segundo palo a solo siete minutos de la conclusión. 
Incluso pudo hacer el tercero en su cuenta particular en una rápida contra pero Ana evitó de nuevo con acierto su intento de regate.
A cuatro minutos del final el Móstoles se volcaba con el juego de cinco que le reportaba mayor posesión, pero no encontró resquicios en la férrea doble línea defensiva y una inconmensurable María Goñi que detuvo todo lo que se acercó con peligro a su área. 
Segunda victoria del curso para las pamplonesas, muy meritoria y trabajada ante un pabellón de Arrosadia de nuevo repleto, que pudo disfrutar de un intenso encuentro en el que las azules volvieron a dejarlo todo en la pista.

Txantrea: María Goñi; Rebeca Contín, Eva Porras, Mai Garde y Ane Cabases (quinteto inicial). También jugaron, Iris Bescos, Vir Lázaro, Sandro Soto, María Miranda, Nerea Urra y Amaya Ibáñez.
Móstoles: Ana Etayo; Celia, María Otero, Inma y Cristina (quinteto inicial). También jugaron, Patri Chamorro, Beth, Rocío Robles, Alba Peña, Carmen Alonso y Miriam (segunda portera).
Polideportivo Arrosadía. Ante más de 350 espectadores. Colegiados, Ansa Vilalboa y Caballero Sandúa del colegio navarro. Amonestaron con cartulina amarilla a Mai Garde en el Txantrea y a Inma y a Alba Peña en el Móstoles.
1-0, min. 5 Sandra Soto
1-1, min. 8 Inma
2-1, min. 33 Sandra Soto

lunes, 17 de octubre de 2016

URRIAren 17tik 23ra



Crónica del Txantrea fútbol sala femenino


El Txantrea pierde 5-1 ante un Alcorcón que demostró ser un serio aspirante a ocupar las plazas altas de la tabla. 
De hecho, con esta victoria las amarillas se colocan en tercera posición de la clasificación a tres puntos de la Universidad de Alicante, mientras que las navarras bajan un puesto pero mantienen los 3 puntos de distancia con el descenso.
El choque comenzó con dominio del conjunto alfarero, ante una escuadra navarra bien pertrechada atrás que fiaba su suerte a la velocidad al contragolpe.
Tardó en llegar el 1-0, que lo anotaba Isa García de rebote de un disparo exterior de Anita Luján a los doce minutos. Tres más tarde, buena internada de Mai por banda superando a su par, mete el balón al segundo palo donde Sandra Soto remata para igualar el envite para las azules. 
El Alcorcón prosiguió con su dominio, metiendo balones interiores al pivot para sorprender con rápidas diagonales profundas a la espalda de las pamplonesas, pero no conseguían crear excesivo peligro a una escuadra navarra que defendía bien su feudo. 
A pesar de ello, antes del descanso  las alfareras lograban el 2 a 1 obra de Clara al segundo palo tras una contra bien conducida por Anita Luján. 
Con este resultado se llegó al descanso, en una primera parte dominada por las locales pero bien defendida por las navarras.
La segunda mitad dio comienzo con un equipo navarro que tuvo mayor posesión de balón, fruto de una buena presión a media pista. Rebe pudo empatar el choque tras irse en velocidad de su defensora, pero su disparo cruzado se marchaba fuera.
En prácticamente el primer acercamiento madrileño llegaba el tercero del Alcorcón, que aumentaba su renta por mediación de un disparo lejano de Estela. 
Dos más tarde, Anita Luján hacía el cuarto de otro disparo exterior a la misma escuadra, poniendo tierra de por medio. Este gol hizo daño a las navarras, que veían que todo el esfuerzo realizado no daba sus frutos. 
El quinto y definitivo llegaba tras un nuevo disparo exterior que sorprendía a Goñi superada la medianía del período, obra de Anita Luján.
Mai pudo recortar distancias tras plantarse delante de la portera después de recibir un saque en largo de Goñi, pero su intento lo sacaba la portera local con acierto. Las azules recurrieron en el tramo final al juego de cinco, pero no pudieron mover el marcador final.

AD Alcorcón: Ana; Anita Luján, Isa García, Estela e Irene (quinteto inicial). También jugaron: Belén, Ana Rivera, Sandra Vadillo, Desirée y Vane Sotelo.
Txantrea: María Goñi; Rebeca Contín, Estíbaliz, Mai Garde y Eva (quinteto inicial). También jugaron, Nere, Meri, Vir, Ane, Kapi, Aina y Sandra Soto.
Pabellón Los Cantos. Alrededor de 400 espectadores. Colegiados, Martín Sanz y Toledo Fernández del colegio madrileño. Amonestaron con cartulina amarilla a Isa García, Estela y Sandra Vadillos en el Alcorcón y a Mai Garde en el Txantrea.
1-0, min. 12 Isa García
1-1, min. 15 Sandra Soto
2-1, min. 16 Clara
3-1, min. 26 Estela
4-1, min. 28 Anita Luján
5-1, min. 32 Anita Luján

martes, 11 de octubre de 2016

La plaza de la calle María Auxiliadora pasa a llamarse Plaza del Félix


 La plaza de la calle María Auxiliadora de la Txantrea pasará a denominarse oficialmente 'Plaza del Félix-Felix Plaza' con la aprobación de una resolución del área de Gobierno Transparente tras la solicitud presentada por la peña Armonía Txantreana.
De esta manera el Consistorio pamplonés recoge el término con el que es conocido popularmente este espacio y reconoce la figura de Félix Idoate Subiza, la persona que durante casi tres décadas regentó el bar de la peña situada en la misma plaza.
La resolución entrará en vigor el próximo 4 de noviembre coincidiendo con la inauguración de los nuevos locales de la peña.
La peña Armonía Txantreana se fundó en 1956 y ocupó la que había sido la sede, de 1952 a 1956, del Hogar del Productor, propiedad del Patronato Francisco Franco. Fue el primer centro social del barrio y desde sus inicios tuvo en la barra del bar a Félix Idoate, quien nació el 10 de julio de 1911 y falleció el 14 de diciembre de 1980. Desde su muerte un cartel recuerda su nombre en esa plaza.
En su solicitud la Armonía Txantreana recuerda que tras 27 años de labor profesional "todos los que tuvieron la ocasión de conocerlo hablan de él como una persona entrañable que consiguió que ese bar fuera lugar de encuentro de gente de variada ideología, clase y condición" y valora su apoyo al pequeño comercio.
Añade que "sería un bonito gesto con aquellos pioneros que construyeron piedra a piedra el barrio y podría servirnos para que las nuevas generaciones de txantreanos y txantreanas conocieran un pequeño capítulo de la historia solidaria de este barrio".

Apyma de BERNART ETXEPAREy mercado social y solidario el día 15 en Salesianas


Bernart Etxepareko IGE eta TX bizi erakundeak, ihaz egindako trueke ekimenarekin jarraitzen dugu. Oso interesgarria ikusten dugu, ekimen hau, eskola osatzen duzuenon artean zabaltzea eta finkatzea. Egunak pasa ahala, nabariagoak dira aurre egiten diegun arazoei. Erabili eta botatzeko garaia, ezin da betirako mantendu LURRA bezalako planeta batean eta horregatik, nahi ta ezinezkoa ikusten dugu, gure umeak Trukatze baloreetan ezitzea. TX bizi erakundeak, truke dinamika iraunkor  batean lanean hasi behar da, Salestarren eraikinan. Datorren Urriaren 15an, Salestarren patioan, eta azoka sozialaren barruan, horretarako gune zehatz bat izanen dugu prest, non, jostailuak, arropa eta liburuak elkar trukatu ahal izanen duzue. Urriaren 13/14an berriz, IGEa (Apyma), ikastolako atezaintzan, eramaten dituzuen jostailuak, arropak eta liburuak bilduko ditu 8:45etatik a 9:15 arte. Eramandako gauza bakoitzetik, txartel bat jasoko duzue, eta txartel horrekin, beste zerbait eramateko haukera emanen dizue Salestarren truke egunean, 11:00 / 14:00 bitarte.

PARTE HARTU EKIMEN HONETAN!!!


La Apyma de BERNART ETXEPARE y el organismo del barrio TXBIZI, continuamos con la actividad de trueke que iniciamos el curso pasado. Creemos muy interesante promocionar estas iniciativas en la Comunidad Escolar. Cada día somos más conscientes de los problemas a los que nos enfrentamos. El calentamiento global, los retos medioambientales y de sostenibilidad a que nos aboca el modelo económico en el que vivimos, hace necesario que esa conciencia creciente la empecemos a poner en práctica en nuestra vida cotidiana. El tiempo de usar y tirar no puede durar siempre en un sistema finito como la tierra. Vemos necesario empezar educando a las niñas y niños en actividades como el TRUEKE y que los objetos pueden seguir siendo útiles a otras personas aunque nosotras ya no los utilicemos y/o no los necesitemos. El próximo sábado, 15 de octubre, en el patio de Salesianas y en el marco del mercado social y solidario se dispondrá de un espacio de trueke en el que poder intercambiar juguetes, cuentos, libros…
Los días 13 y 14, de 8:45 a 9:15, la APYMA recogerá en la entrada principal (portería) de la Ikastola los juguetes, cuentos…que vosotras o vuestros hijos traigan. Por cada uno se entregará un vale que dará derecho a llevarse el juguete, cuento… de su elección en el espacio de trueke que estará habilitado  en el patio de Salesianas de 11 a 14 horas y en posteriores ferias. También podéis intercambiar directamente en el mercado. ¡ANIMAOS Y TOMAD PARTE!

Apyma de BERNART ETXEPARE